La construcción de la (in)seguridad en los spot de campaña

El caso del Frente Renovador

Por Tomás Ignacio Pareta1

Introducción

Desde mediados de la década del 90´ la (in)seguridad[2] ha ido tomando una notable importancia dentro del campo político, reconfigurando otros temas que habían sido históricamente prioritarios en la agenda política y modos de interpelación de la mayorías; transformando a esta problemática en un objeto de disputa e intervención en diferentes espacios de la sociedad (Rangugni, 2010). Si bien existen distintos discursos en pugna, diversos autores señalan la consolidación de un discurso hegemónico que define a la (in)seguridad en relación directa con el delito callejero y con un grupo social en particular: los sectores más vulnerables, especialmente  los jóvenes de estos sectores (Rangugni, 2010; Dallorso, 2014). Esta asociación directa entre (in)seguridad, pobreza y delito habilitó a toda una serie de intervenciones sobre este sector al ser presentado como una clase peligrosa frente a la cual hay que actuar (Ayos y Dallorso, 2011;  Kessler, 2009; Galvani, Mouzo, Ortiz Maldonado, Rangugni, Recepter, Rios, Rodríguez y Seghezzo, 2010). Por tanto, dentro de este entramado discursivo hegemónico el significado de la seguridad ha quedado asociado a la esfera de las protecciones civiles, desvinculándose con respecto de las protecciones sociales, mientras que solamente se presenta como amenaza  un cierto tipo de delito en particular.

Es importante señalar que este discurso hegemónico de la (in)seguridad se instala en el marco del neoliberalismo como ideología dominante. Esta ideología neoliberal, caracterizada por la prevalencia de una retórica mercantil y un énfasis en la responsabilidad individual, generó un proceso de gran exclusión y fragmentación social. En este marco, se ha instalado la idea de que la (in)seguridad ha emergido como producto de la desigualdad social y la pobreza. Sin embargo, esta manera de pensar dicha problemática sigue reproduciendo la relación entre (in)seguridad, delincuencia y pobreza. Por nuestra parte, proponemos desarmar ese sentido común y plantear que la consolidación del discurso hegemónico de la (in)seguridad es uno de los motores de la ideología neoliberal, en tanto produce y consolida relaciones desiguales (Rangugni, 2010), proponiendo intervenciones más punitivas de orden disuasivas y neutralizadoras, como el policiamiento ostensible y el encarcelamiento masivo, a la hora de gobernar dicha problemática. (Sozzo, 2007; Wacquant 2010; Garland 2005; Simon 2011).

La propuesta de este trabajo consiste en describir y analizar el modo en que la (in)seguridad es tematizada en un spot de campaña del candidato del Frente Renovador: Sergio Massa, en el marco de la campaña electoral presidencial que se está llevando a cabo este año en nuestro país, y comparar su relación con el entramado discursivo hegemónico de la (in)seguridad. Antes de pasar al análisis del spot de campaña creemos necesario abordar algunas cuestiones teórica sobre las que se asienta el presente trabajo.

La (in)seguridad como significante vacío

Si bien se ha ido consolidando un discurso hegemónico acerca de la (in)seguridad desde mediados de la década del 90´, partimos de la idea de que el campo político no es una configuración homogénea, sino que éste se caracteriza por luchas constantes por imponer significados (Laclau-Mouffe. 1987). Es por esta razón que el significado de la (in)seguridad no está anclado ni fijo, sino que va a depender precisamente de las luchas en relación a que significado se logra articular (Laclau-Mouffe, 1987). Su sentido no va a ser siempre el mismo sino que está abierto, y su sutura será el resultado transitorio de aquella lucha. Sin embargo el cierre de lo social es algo imposible. La ideología son precisamente aquellos mecanismos que posibilitan la ilusión del cierre de lo social, la cual constituye una operación imposible pero necesaria. Este es el efecto ideológico, la creencia en que hay un ordenamiento social particular que aportará al cierre y la transparencia de la sociedad (Laclau-Mouffe, 1987).

A través de la categoría de hegemonía, Laclau (1987) hace referencia a que esa sutura -aunque provisoria- es posible, ya que precisamente la práctica hegemónica consiste en una práctica articulatoria que viabiliza la fijación parcial dentro de ese campo de significantes flotantes, posibilitando de esta manera el establecimiento de identidades, las cuales se definen por sus posiciones diferenciales. Por tanto, no existe un espacio suturado pero si no se produce un cierre, ninguna identidad es posible. Siempre es necesario trazar un límite y, más allá de éste, hay una exclusión. La práctica hegemónica, entonces, construye una totalidad social a partir de la institución de un punto nodal, el cual aglutina las diferencias de una cadena equivalencial. Este significante que abandona su identidad diferencial para pasar a ser el significante que representa una totalidad ausente vendría a ser el significante vacío. La lucha por la hegemonía consiste en una lucha por llenar ese vacío. En relación a este abordaje teórico, para los fines del presente trabajo, nos proponemos analizar las maneras en que el discurso del spot de campaña intenta llenar de sentido al significante (in)seguridad.

A su vez, otro punto muy importante y que se observa de forma muy clara en los spot de campaña, es que los puntos nodales no sólo proporcionan un significado, sino que también en estos opera una dimensión afectiva. Por tanto, lo discursivo no puede ser relacionado con aspectos solamente lingüísticos, en tanto el goce y el deseo son elementos de gran importancia en la significación. Los discursos de los spot de campaña interpelan a un sujeto carente, es decir, un sujeto que tiene una falta. En estos casos la falta se anuda con la falta de seguridad, y sobre esta carencia es que los discursos producen fantasías. El discurso de la (in)seguridad, por tanto, se articula con una promesa fantasmática. Estos prometen completar esa carencia, prometen la solución final de nuestros problemas, lo que nos llevaría a una sociedad segura e  ideal.

“Jueces Saca Presos” de Sergio Massa, candidato por el Frente Renovador[3]

Sergio Massa es un político argentino, que se ha desempeñado como diputado de la provincia de Buenos Aires,  Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación Argentina y Director Ejecutivo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES). Actualmente es Diputado Nacional por la Provincia de Buenos Aires. Es el fundador del Frente Renovador, coalición política integrada por los partidos: Fuerza Organizada Renovadora Democrática, Partido Renovador de la Provincia de Buenos Aires, Unión Popular, Nuevo Buenos Aires, Movimiento por la Equidad, la Justicia y la Organización Popular, Partido del Trabajo y la Equidad, el Partido Nacionalista Constitucional – UNIR y el Movimiento Argentina Unida. Fue creada en el 2013 para apoyar la candidatura de Massa como diputado Nacional. En dicha elección legislativa el Frente Renovador se quedo con el 44% de los votos.

El spot que hemos tomado para el análisis dura 4 minutos 20 segundos. Es un spot extenso en relación a la duración que suelen tener en general, en el cual se reproducen mensajes e imágenes acompañadas por el relato de una voz en off. Para su análisis hemos identificado algunos ejes que son significativos en la presente pieza comunicacional.

Foto 1. Captura spot “Jueces sacapresos” realizada para este trabajo

                                                           Captura spot “Jueces sacapresos” (2015)

El primer eje que tomamos son las regularidades discursivas que circulan en torno a la noción de (in)seguridad. Esta pieza comunicacional intenta construir a la problemática de la (in)seguridad como la más relevante y urgente para los ciudadanos. A partir de  imágenes de delitos ocurridos en la vía pública y en comercios, e imágenes de policías arrestando a delincuentes,  tomadas por cámaras de seguridad y medios de comunicación, aparece de modo claro una de las principales características del discurso hegemónico de la (in)seguridad: la asociación entre (in)seguridad, delito callejero y pobreza. Es decir, la (in)seguridad se asocia directamente al delito y el desorden protagonizada por los grupos sociales más desfavorecidos, lo cual representa otra de las características del entramado discursivo hegemónico de la (in)seguridad: la construcción de un “otro” diferente al “nosotros”. Por tanto, el delincuente común es ese otro antagónicamente diferente, causante de la (in)seguridad. Por otro lado, el  “nosotros” representa una clase “buena” y “laburante”, víctima de esta problemática.

Foto 2. Captura spot “Jueces sacapresos” realizada para este trabajo

                                                            Captura spot “Jueces sacapresos” (2015)

El otro eje que recorre el contenido del presente spot corresponde a la estrategia argumentativa utilizada, que consiste en la metáfora de “la puerta giratoria”,  presentada de forma constante. La primera imagen que aparece precisamente en la pieza comunicacional es la de una puerta giratoria, acompañada de una música que genera una situación de dramatismo. La articulación de la imagen y la música, que provoca dicha atmósfera de drama, busca enunciar la idea de que los delincuentes “entran por una puerta y salen por la otra”. Esta metáfora es una fórmula muy repetida que aparece como incuestionable y, como hacíamos referencia previamente, no sólo aparece en el inicio, sino que es una constante que se representa utilizando distintas estrategias enunciativas. A partir de la reproducción de imágenes de personas caminando por la vía pública tomadas por cámaras de seguridad, la voz en off relata: “mientras estamos viendo estas imágenes una víctima se puede  cruzar con su agresor, y enterarse allí que el Juez lo liberó”. Siguiendo la línea sensacionalista y con un claro fin de interpelar emotivamente a quien está del otro lado de la pantalla, se emiten fragmentos de noticieros en los cuales hablan familiares de víctimas. Es interesante como se presentan a los medios de comunicación y a la voz de los familiares como actores con autoridad para hablar y diagnosticar sobre el tema. Reforzando la idea que venimos planteando, se muestra la noticia en la cual se relata que el Juez Axel López[4] fue absuelto de la causa que se lo involucraba. Nuevamente se muestran fragmentos de noticieros en los cuales víctimas y familiares vuelven a hacer referencia a la impunidad.

Foto 3. Captura spot “Jueces sacapresos” realizada para este trabajo

                                                          Captura spot “Jueces sacapresos” (2015)

El tercer eje, que se relaciona a esta insistente metáfora utilizada, es por tanto el rol que se le adjudica al Estado. Por un lado el rol que posee, y por otro el rol que debería tener. Durante la argumentación se intenta construir un Estado que presenta una situación de inacción frente a la problemática de la (in)seguridad. Mientras se reproducen imágenes tomadas por las cámaras de seguridad y medios de comunicación, la voz en off exclama: “ya no hay barrios ni casas seguras y si no cambian las recetas, entraderas y homicidios han llegado para quedarse”; “En los vacíos del estado florece la corrupción y la venta de drogas”. Seguido a estas imágenes, se muestra una imagen de la casa rosada, e imágenes de las fronteras argentinas, en la cuales se intenta continuamente mostrar la debilidad de los controles  para ingresar al país. Mientras transcurren estas imágenes, la voz en off hace alusión a un Estado que se encuentra dormido frente la entrada de drogas al país. A su vez, así como se intenta mostrar la ausencia de la intervención del Estado, se hace referencia a la gran facilidad que representa su venta mostrando imágenes, también tomadas por cámaras de seguridad, de jóvenes consumiendo drogas en espacio públicos, lo cual continúa construyendo la figura de un “otro” opuesto al “nosotros”.

Por otro lado, se plantea también cual debe ser el rol que el estado debe tener para el Frente Renovador. Frente a la impunidad que se intenta construir que existe, el spot muestra cómo desde el Frente Renovador se comenzó una recolección de firmas para frenar  la reforma del código penal,  presentada como una reforma destinada a  beneficiar a los «delincuentes». En caso de su implementación, la misma reduciría penas, eliminaría la reincidencia y haría excarcelable el robo con armas y la venta de drogas. La voz en off exclama: «eligieron la defensa del delincuente, y no de la sociedad y la víctima“. Este anteproyecto de reforma es por tanto presentado como una amenaza, pero no hay argumentaciones precisas sobre las afirmaciones que se sostienen, ya que lo importante es construir una asociación directa entre la reforma al código y el supuesto beneficio a los delincuentes, buscando una interpelación simbólica en los sujetos.  

A su vez, se emiten toda una serie de mensajes haciendo referencia a la política que se sostiene desde el Frente Renovador, planteando abiertamente que se debe  terminar con los jueces garantistas, construidos como cómplices de la delincuencia, y llevar adelante la aplicación severa de la ley. Se plantea por tanto, la idea de que la respuesta ante la problemática de la (in)seguridad consiste en la inflación de las penas, es decir, las famosas políticas de “ley y orden”. En este sentido, el Estado que se delinea a partir de estas argumentaciones es un estado represivo frente a esta problemática. Es necesario resaltar la demagogia punitiva que tienen estos mensajes de ley y orden que el spot lanza, y cuál es su función simbólica.

Foto 4. Captura spot “Jueces sacapresos” realizada para este trabajo

                                                          Captura spot “Jueces sacapresos” (2015)

El cuarto eje que tomamos para el análisis, se corresponde a la postura no ideológica que constantemente se quiere mostrar. Como explicita la pieza comunicacional: “No hay tiempo de debate, ni vanidades ideológicas. El que comete delitos medios, graves y gravísimos debe ir preso y punto”.  Estos discursos contra la impunidad asociados a la (in)seguridad se diferencian de los reclamos contra la impunidad que emergieron en nuestro país a partir de los años ‘80, con un claro contenido político (Gutierrez, 2014). Estos discursos surgieron con el reclamo de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, contra la impunidad del régimen militar y se utilizaron durante la década del 90´, en un sentido de denuncia contra el poder a partir de casos de gatillo fácil y victimas de hijos del poder. A principios del siglo XXI, se transformo la lucha contra la impunidad en una lucha por la seguridad, y se fusionaron  por tanto dos discursos: el de la impunidad y el de la (in)seguridad (Gutiérrez, 2014). De tal manera que aquí, los antagonistas son representados a partir de la figura de los delincuentes comunes y de los jueces garantistas. Estos desplazamientos, han desvanecido la cuestión ideológica del discurso contra la impunidad y lo ocultan al autollamarse apolíticos, haciendo referencia entonces a un reclamo moral de carácter universal (Gutierrez, 2014). Sin embargo, cuando se define al victimario siempre se habla, como ya hemos hecho referencia, del delincuente común.

Si bien por tanto se trata de ocultar la cuestión ideológica, el spot alerta que si jueces abolicionistas ganan espacio político sus iniciativas pueden regir nuestras vidas. Mientras se manifiestan estos mensajes, aparecen las imágenes de Eugenio Zaffaroni, ex integrante de la corte suprema de justicia, y Roberto Carlés, candidato propuesto por el gobierno para reemplazarlo, ambos asociados a las ideas garantistas. A su vez, se plantea “Argentina no necesita mano dura, Argentina no necesita posturas abolicionistas, Argentina necesita que se cumpla la ley”.  Pero por otro lado, mostrando el carácter paradójico de su no-ideología se sostiene abiertamente una política punitivista como respuesta a la (in)seguridad. Como dice la pieza comunicacional: “Hay que sincerar leyes y procesos”, “Que sepan que habrá castigo y no impunidad“.

Foto 5. Captura spot “Jueces sacapresos” realizada para este trabajo

                                                         Captura spot “Jueces sacapresos” (2015)

Algunas reflexiones finales

En el presente trabajo hemos intentado describir y analizar los modos en que la (in)seguridad es tematizada en un spot del candidato del Frente Renovador Sergio Massa, en el marco de la actual campaña presidencial, y hemos  intentado establecer su relación con el entramado discursivo hegemónico de la (in)seguridad.

A partir de lo analizado podríamos decir que en relación al entramado discursivo hegemónico de la (in)seguridad hay varios puntos en común en cuanto a las estrategias argumentativas y enunciativas utilizadas, y en los modos en que la (in)seguridad es tematizada en el spot de campaña. En primer lugar, se concibe a la (in)seguridad como una problemática urgente a resolver, y a su vez, se la presenta en relación directa con el delito callejero, y con un grupo social en particular: los jóvenes de los sectores populares. Se reproduce así la asociación entre (in)seguridad, pobreza y delito, construyendo la figura de un “otro”, que constituye el reverso de la ley y de la moral,  antagónicamente diferente del “nosotros”.

En segundo lugar, se le adjudica al Estado un rol pasivo frente a esta problemática, un estado que permanece inerte frente a una situación que empeora cada vez más. A su vez, cuando se delinea cuales serían las respuestas que se deberían dar, éstas consisten en intervenciones punitivas,  presentadas como respuestas que acabarían con esta situación de violencia e impunidad. Esta deficiencia del estado es argumentada con la clásica metáfora de la puerta giratoria, a partir de la cual se asocia directamente la (in)seguridad con la falta de la aplicación severa de la ley. Se lleva a cabo de esta manera una operación ideológica, mediante la cual se presenta a los cambios legislativos de índole punitivista como la solución que nos llevaría a la sociedad ideal. Como ya se ha hecho mención, la dialéctica entre necesidad e imposibilidad de fijar sentido le da a la ideología su terreno de emergencia (Laclau, 2014). La operación ideológica atribuye esa imposible función de cierre a un contenido particular. Ese objeto particular, que pasa a encarnar el cierre de un horizonte ideológico, es deformado a causa de la función que pasa a significar. Por tanto, las medidas punitivas que proponen el fin de la (in)seguridad, son ideología sólo si la particularidad de estas medidas comienza a encarnar algo más de sí misma. En el caso que hemos analizado, encarna el fin de los jueces garantistas, el fin de la impunidad, la panacea de la sociedad segura, la neutralización de los “otros”, la afirmación de los valores ante la pérdida de los mismos. Es suma, nos plantea la posibilidad de constituir una comunidad coherente. La plenitud de la comunidad, ese objeto imposible, es presentada como dependiente de un conjunto de intervenciones punitivas. Como dice Laclau: “Hay ideología siempre que un contenido particular se presenta como más que a sí mismo. Sin esta dimensión de horizonte tendríamos ideas o sistema de ideas, pero nunca ideologías” (Laclau, 2014: 29).

El spot deja en claro, por tanto, que dotar de significado no sólo es un proceso lingüístico, sino que opera una dimensión afectiva. A través de ciertas imágenes, o de la articulación de imágenes con sonidos o frases, buscan interpelarnos afectivamente y generar una situación angustiosa provocada por esta problemática. A partir de esa falta de seguridad por tanto, nos prometen soluciones fantasmáticas que nos llevarían a esa panacea de la sociedad segura.

Notas

1- Tomás Ignacio Pareta es Licenciado en Sociología de la Universidad de Buenos Aires,  Maestrando en Criminología de la Universidad Nacional del Litoral. Y forma parte del Programa de Estudios de Control Social (PECOS) del Instituto de Investigaciones Gino Germani.

[2] Como sostienen distintos autores, “la cuestión de la inseguridad” trajo consigo el replanteo de su reverso constitutivo la “seguridad”, y es por este motivo que preferimos hablar de (in)seguridad y dar cuenta así de la profunda articulación que se establece entre ambos términos (Rangugni, 2010).

[3] Spot de campaña disponible en : https://www.youtube.com/watch?v=CAXN4VH5nxs

[4] En Marzo de 2015 el Juez de ejecución penal Axel López fue absuelto por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados de la Nación, el cual  resolvió que el juez  no era culpable del mal desempeño del que fue acusado.  Esta acusación  consistía en  haber concedido la libertad condicional a Juan Ernesto Cabeza, condenado a 24 años de prisión por ser culpable de cuatro violaciones. Durante su libertad condicional, otorgada en 2012, Cabeza asesinó en la provincia de Chaco a Tatiana Kolodziej, de 33 años, durante un intento de violación.

Referencias bibliográficas

Ayos, E. y Dallorso, N. (2011). “(in)seguridad y Condiciones de vida en la problematización de la cuestión social: Políticas sociales y políticas de prevención del delito”, Política Criminal, Vol.6, Nº11, art. 1, pp 1-18.
Dallorso, N. (2014) «¿De qué se habla y que se calla cuando se habla de inseguridad?», Voces del Fénix, Nº34, Buenos Aires.
Dallorso, N. y Seghezzo, G. (2015). “El miedo como operador político: spots de campaña electorales y producción de la (in)seguridad”, Revista Comunicación y Sociedad, Universidad de Guadalajara, México, Nº24
Galvani, M.; Mouzo, K.; Ortiz Maldonado, N.; Rangugni, V.; Recepter, C.; Rios, A.; Rodríguez, G. y Seghezzo, G. (2010). A la inseguridad la hacemos entre todos. Prácticas académicas, mediáticas y policiales, Buenos Aires: Hekht.
Garland, D. (2005). “La nueva cultura de control del delito”, en La cultura del control. Crimen y orden social en la sociedad contemporánea. Barcelona: Gedisa.
Gutiérrez, M (2014). “Accusatorio y Punitivismo: la triste historia de nuestras victorias garantistas”. Revista de Derecho Penal y Criminología, la Ley. N°4. Septiembre-octubre de 2014.
Kessler, G. (2009). El sentimiento de Inseguridad: Sociología del temor al delito. Buenos Aires, Siglo XIX.
Laclau, E. Y Mouffe, C. (1987). Hegemonía y estrategia socialista. Siglo XIX, Madrid.
Laclau, E. (2014). Los fundamentos retóricos de la sociedad. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires.
Rangugni, V. (2009) “Emergencias, modos de problematización y gobiernos de la in/seguridad en la Argentina Neoliberal», en Delito y Sociedad, UNL, Nº27, Santa Fe.
Rangugni, V. (2010) “El problema de la inseguridad en el marco del neoliberalismo en la Argentina”. En Susana Torrado, El costo social del ajuste (Argentina 1976-2002). Buenos Aires: Edhasa.
Simon, Jonhatan (2011). Gobernando a través del delito, Gedisa, Barcelona.

Sozzo, M. (2007). “Populismo Punitivo, proyecto normalizador y prisión deposito en Argentina”, en Nueva Doctrina Penal, Editores del Puerto, Buenos Aires.
Stavrakakis, Y. (2010). La izquierda Lacaniana. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires.
Wacquant, Loic (2010). Castigar los pobres, Gedisa, Barcelona.